• Pablo de Narváez

¡Gracias, don Mauri!

Actualizado: abr 2

Encargado de la bodega y de organizar los implementos para las carreras de nuestro equipo y para las jornadas de entrega de donaciones, José Mauricio Casas es uno de nuestros compañeros más queridos en FUN. Recorremos su vida en homenaje y agradecimiento.


José Mauricio Casas, conocido cariñosamente como don Mauri, es un aficionado al ciclismo de vieja guardia. “En la década del 60 me entusiasmé por este deporte”, recuerda. Las hazañas de Martín Emilio “Cochise” Rodríguez, Álvaro Pachón y Alfonso Flores alimentaron esa afición. “En mi casa se escuchaban por radio las transmisiones épicas de la Vuelta a Colombia, que recuerdo con mucha alegría y que terminaron de enamorarme”, dice. Su hermano mayor, Marcos, montaba cicla. De él, como en una transferencia de pasión, adoptó también las ganas de practicarlo.


Nuestro equipo de trabajo en la Fundación Esteban Chaves está conformado por personas con una gran calidad humana y una sensibilidad especial por el tema social, tan importante en nuestro país. Uno de ellos es José Mauricio. Estar involucrado en la fundación de uno de los mejores ciclistas del país es muy valioso para este hombre tan querido.


Encargado de la bodega, por su espíritu de servicio y su compromiso es un almacenista de lujo. Desde 2016 está vinculado a FUN. Comenzó como voluntario y fue escalando a punta de trabajo. Hoy cumple una labor fundamental: organiza y coordina los inventarios de los implementos deportivos y de ciclismo que recibimos de parte de cientos de personas y de marcas aliadas que ven en la Fundación el mejor puente para que sus aportes beneficien a niños y jóvenes que los necesitan. También es quien traslada en el tráiler el material que requiere el Equipo FUN a las carreras en las que participamos en las categorías prejuvenil y juvenil.


“Me gusta mucho este trabajo. Hago con gusto lo que haya que hacer, lo que esté a mi alcance, como un torero. Es un orgullo pertenecer a FUN, un proyecto tan bonito”, confiesa don Mauri, nacido en Bogotá, amante de los deportes y del cine de drama y acción. Para Esteban Chaves, don Mauri es muy dispuesto y servicial. “Siempre quiere ayudar, es un enamorado del ciclismo y desea, al igual que nosotros, lo mejor para la niñez y la juventud de Colombia”, dice “El Chavito”.


Luego de terminar el bachillerato en el Colegio Distrital Simón Bolívar, se graduó como técnico en oficina —aprendió mecanografía, taquigrafía y algo de contabilidad—. Gracias a su esmero y a su disciplina, trabajó durante 38 años en la Casa Editorial El Tiempo en el área de distribución. En horarios alternos, además, se dedicó a la conducción de medios de transporte. “La vida ha sido mi universidad”, cuenta. En 1988, a sus 26 años, se casó con Bernarda Jiménez. De ese amor nacieron Iván y Diana. Juntos edificaron un hogar feliz, lleno de amor y de unión.

Amistad eterna

Históricamente su familia ha estado muy cerca de Esteban Chaves y de su familia, Jairo, Carolina y Brayan. “Nuestra relación con él empezó por sus hijos. Con ellos compartimos muchos entrenamientos y competencias. Dos personas que siempre llevaremos en nuestros corazones”, afirma Esteban.

Diana fue su fisioterapeuta en 2016, un año fantástico en su carrera deportiva en el que obtuvo el subtítulo del Giro de Italia, el tercer puesto en la Vuelta a España y los títulos del Giro dell'Emilia y del Giro de Lombardia. Por su parte, Iván estudió administración deportiva y trabajó en la Federación Colombiana de Ciclismo. Le encantaba montar y lo hizo a nivel competitivo durante varios años. Fue partner de Esteban en las rutas, encuentros que construyeron una linda amistad.


Para Carolina Rubio, mamá de Esteban y líder del componente de salud de FUN, “don Mauri es de las personas que quisieras tener como amigo. Decimos que se vinculara a este staff por su valor como ser humano. Es un verraco y con un gran sentido de superación”. Por cosas inexplicables del destino, Iván y Diana fallecieron. “Ellos son nuestra fuerza y nuestra luz. Aunque he aprendido a vivir con esa tristeza, Dios nos ha dado la fortaleza para salir adelante y luchar. Creemos que nunca se han ido de nuestro lado”, expresa.


Una de las grandes virtudes de las personas con un corazón puro es el agradecimiento. “Quisiera darle las gracias a la familia Chaves Rubio por confiar en mí. Son como mi familia. Han estado en los momentos difíciles. Esteban es una gran persona, con un corazón grande, apoyando a tantos chicos a cumplir sus sueños”, expresa don Mauri, a quien le encanta leer biografías de personajes históricos y de deportistas.


¿Cómo le gustaría que lo recordaran?, le preguntamos. “Como una buena persona, como alguien que está para servir a los demás”, contesta. Que sea este, pues, un buen momento para agradecerle por toda su entrega y su amor con FUN, cuyos valores tienen que ver también con los de este hombre, un ejemplo de nobleza y de coraje.

📷 Foto apertura Juan Felipe Rubio

🖼 Pie de foto / Mosaico:

Arriba a la derecha: Iván Casas pedalea con el corazón.

Arriba a la izquierda: Diana Casas, Esteban Chaves, Jairo Chaves y Carolina Rubio.

Abajo a la derecha: don Mauri junto a Brayan Chaves (izquierda) y Camilo Fuentes (derecha).

Abajo a la izquierda: don Mauri junto a Paula Álvarez (fisioterapeuta del Equipo FUN), Imanol Iza (masajista y auxiliar del Scott), Carolina Rubio y Jairo Chaves.

0 vistas

<<todas las Historias

  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco